miércoles, abril 20, 2005

Marcel Proust

Nunca entendí su obra pero me fascinó lo del té con magdalenas.
Me acaba de pasar lo mismo con un donuts.
Llevaba diez años sin comerme uno. Los procesos autodestructivos que desarrollo durante las noches no terminan en la cama. Durante los días siguiente sigo castigándome a base de whooper, pizza hat, sandwiches gasolineros y mayonesas varias.
En mi planta hay una máquina donde puedo culminar mi proceso contra dietético.
Hace diez años que no me comía un donuts y hoy me he comido dos. Y, como estaba cantado, he recordado mi infancia.
Años 80. En la torre (casa típica de Aragón) de mis padres los perros eran maltratados según exige la cultura rural. Pasaban el invierno cobijados dentro de un bidón de gasoil colocado horizontalmente y atados al suelo. Algunos morían. Yo nunca me acercaba. Creo que nos reflejabamos mutuamente nuestras miserias. Lo más gracioso es que comían, además de sobras, donuts y xuxos. Mi padre compraba, supongo que a bajo precio, los sobrantes de cafeterías hasta que llebaban un saco pegajoso y maloliente con el paso de los días. Los que estaba blandos fruto de su elnvoltorio me los comía yo.
Los pollos vivían mejor. Comían yogures. Eran Chamburcí y no les gustaban lo de chocolate. En eso eran inquebrantables.
Así ha sido mi infancia. Rodeada de perros que comían donuts y pollos que disfrutaban con yogures chamburcí. Mi madre nunca ha cocinado bien. Aprendió a hacer las cuatro cosas que le gustaban a mi padre y yo me salvaba de sus cucharas de madera en el colegio. Siempre preferí un bocadillo a su terrible arroz blanco y a lo que ella llamaba cocido de ayuno, de sobriedad grecolatina en su preparación y en el sabor.
Esto debería haber sido divertido de no ser por que en mi casa nunca hubo ni un gramo de sentido del humor.
Me lo ha recordado el donut de la quinta planta. Lástima que no me haya dado para los siete tomos de Marcel Proust.

10 Comments:

Blogger el que es como yo said...

Ya sé cómo te conquistará la persona con la que elegirás pasar el resto de tu vida: por el estómago.

9:36 p. m.  
Anonymous miss guisante said...

piensa que al menos tienes para el epílogo...

muy bueno este blog. confieso que me ha encantado lo del tipo daltónico que preguntó si le veías gris.

genial.

un saludo

11:58 p. m.  
Blogger Pico said...

Hacía tiempo que no leía nada en internet realmente conmovedor, que me dejara con el té en la mano y cara de bobo, que me revolviera las tripas, que me pagar un billete de ida y vuelta a algún lugar.

Gracias por compartir tu vida conmigo. Enhorabuena por tener ese par tan bien puestos y decir las cosas tal como son.

Muac

11:03 a. m.  
Blogger Pico said...

No puedo dejar de venir a leer este post, tan sincero y tan íntimo

5:17 p. m.  
Blogger la mosquita said...

Acabo posarme bzzzz por aquí, gracias a escombros. me encanta tu blog.
Que estupendo que detrás de un donut de máquina haya tanta historia.
jum, seguro que detrás de ese arroz monjil y soso hay nueve libros como el de proust.
que ganas de leerte. :) un saludo zumbante.

7:42 p. m.  
Anonymous el principe said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

6:02 p. m.  
Blogger Exagerada said...

Tres veces he renovado en la biblioteca el primer tomo, venga de buscar el tiempo perdido. El caso es que no me disgusta, bueno, salvo la traducción, llenita de detrás nuestro, delante mío, debajo suyo... No me disgusta, digo, pero se me repite. Igual, igual que me pasa con los donuts.

10:36 a. m.  
Anonymous barbarella said...

lo único que no entiendo es lo del sentido común
....y la diversión

11:21 p. m.  
Anonymous karola said...

Hijo mio mas esto ke kuentas y komo lo kuentas ma puesto los pelos de punta,me ha hecho sentir una kongoja en el pecho y me ha hecho derramar unas lagrimas porke ma konektao kon mi infancia. Zenkiu

4:52 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Reivindico las mirindas y los bucaneros.

2:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home