martes, junio 02, 2009

Esto no es Hawai i

He comprado un jazmín que no podrá sustituir al que tuve hace ocho años. Se secaba a la vez que lo hacía yo y florecía cuando a mi vida llegaban tantas buenas noticias. Es la única mascota viva que he tenido y le quise casi tanto como a mi coche o mi raqueta.
No entiendo cómo las hawaianas se han podido imponer a sandalias que se atan por encima del tobillo. La necedad de los que nos queremos narrar en la estética, supongo. porque en la playa del Barronal, cuando la belleza del paisaje nudista no te deja ver un árbol, se te queman los pies por el camino. Luego sí que vas viendo algún arbolillo, claro.
He terminado las memorias de Tennesse Williams. Es un libro que se debería leer obligatoriamente a los quince para entrar en su universo y, otra vez, a los treinta para salir de él. Un buen puñado de amigos míos podrían hacerlo para sentir lo fácil que es perecer en el riesgo cuando tanto se disfruta en él. Creo que la vida de Almodóvar tiene algo de la de Tennesse, por cierto.

2 Comments:

Blogger fer said...

¡pues hija no sé en quien estarás pensando.!
qué ganitas de despelotarme contigo y con murakami.
ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy

1:37 p. m.  
Anonymous Santi said...

Yo me despelotaré de alegría cuando se consume el ascenso. Y me daré un paseo por Helios sin otra prenda que las chancletas de toda la vida. ¡Déjate de hawaianas! A ver si la gente se va a despistar y no se fijan en mi, que soy el que importa. Me apetece hacerte caso y leerme las memorias del señor Williams, pero tengo 41 años.¿Qué hago? ¿Entro o salgo de su Universo?

7:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home