martes, noviembre 04, 2014

El pionero de las respuestas


Me repliego y me dejo colgado en una percha como una camisa que lucha por  recuperar sus formas.
Solo los lunes, a las horas últimas me deslizo entre mi esencia y me repliego sobre algo dulce. Me soy humano y lloro a la ingenuidad perdida, y me ducho de tanta urbe y vanidad. 
En el tierno silencio me sereno.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Antón: ¿por qué has dejado de escribir este blog tan maravilloso?
Miss Bennet

10:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home